Imagen del lema de la Escuela de Yoga Uttama.
Icono de una casa
Icono de una casa Imágenes

Meditación Yoga

Sitio Uttama Yoga. Imagen de cabecera.

Introducción a la Meditación

Aunque a primera vista puede no ser evidente, la práctica del Yoga gira en torno a la Meditación (dhyana en sánscrito), como su eje central. Debido a que alcanzar un estado meditativo profundo no es sencillo, en el Yoga se desarrollaron diversos métodos auxiliares para facilitar ese logro. Dentro de esos métodos están los ejercicios físicos (asanas o posturas), los ejercicios respiratorios, las técnicas de limpieza y purificación, la alimentación vegetariana, los principios éticos, el estudio de la filosofía, etc.


La mente

Para el Yoga, la mente (manas) es una transformación del alma (atman) —el Ser o la conciencia pura—. La diferencia entre ambos es que, mientras la conciencia es inmutable y no está afectada por cambios ni cualidades, la mente es una entidad dinámica y cambiante, sujeta a las variaciones del tiempo, el espacio y la individualidad. Debido a su inestabilidad y dinamismo, la mente oscurece u oculta a la conciencia, así como las aguas turbulentas o agitadas nos impiden ver el sereno lecho del río.

La mente, con sus innumerables modificaciones y expresiones, distorsiona la Realidad, que es la naturaleza propia de la conciencia y cuya realización es el objetivo del Yoga. Otra característica de la mente humana es que puede ser gobernada fácilmente por todo tipo de deseos, impulsos y sentimientos, incluso por aquellos que son destructivos o perjudiciales para la persona o para su entorno. El trabajo principal en el Yoga es serenar y encauzar la mente, "aquietar las aguas" para ver el fondo del río. Las técnicas que utilizamos para esta parte de la práctica pueden dividirse en dos grandes grupos: 1) el control de la conducta y 2) la Meditación.

El comportamiento

La conducta es la expresión en el mundo externo de nuestros pensamientos, emociones y deseos. En síntesis, es la manifestación visible de nuestro estado mental. No es posible controlar la mente si no controlamos previamente nuestras acciones. Por eso el camino del Yoga comienza con la definición de unas serie de normas éticas, destinadas a comprender y ajustar nuestro comportamiento hacia otros seres y también nuestra conducta personal en privado.


Meditar

La Meditación es el corazón del Yoga. Es el trabajo directo con la mente, utilizando diversas técnicas que incluyen: la postura corporal, la respiración controlada, el aquietamiento de los sentidos, la concentración, etc. El resto de las prácticas, especialmente las asanas y el control de la conducta, son de gran importancia como preparación para la Meditación.

Durante nuestra actividad cotidiana, la mente permanece fragmentada y distribuida entre numerosas percepciones, pensamientos, ideas, deseos, recuerdos y emociones. Cuando meditamos, retiramos la atención mental de todos esos estímulos, externos e internos, y nos enfocamos exclusivamente en la idea de la unificación —yoga— entre nuestra conciencia limitada y una conciencia infinita y ubicua. Es un proceso de trascendencia y expansión interna hasta alcanzar un estado de conciencia pura e inafectada, imposible de explicar con palabras. Se dice que el Yoga es noventa por ciento de práctica y diez por ciento de teoría, y esta afirmación es especialmente válida en el caso de la Meditación.


Beneficios de meditar

Si bien la Meditación busca lograr en el practicante un estado de conciencia pura e inafectada, más allá de las transformaciones de la mente, produce también una serie de efectos beneficiosos, menos místicos y más inmediatos. La Meditación es para la mente lo que un gimnasio es para el cuerpo.

La práctica regular de serenar, enfocar y controlar voluntariamente la mente tiene un efecto positivo sobre el sistema nervioso central, el que a su vez se conecta directamente con nuestro sistema hormonal. El equilibrio adecuado entre estos dos sistemas maestros del cuerpo mejora todas nuestras funciones vitales, incluyendo las relacionadas con las emociones, la memoria, la concentración y los estados de ánimo.

Cada cosa en su lugar

Es importante recordar que en el Yoga la Meditación no es un método terapéutico, ya que ese no es su objetivo. Los beneficios psicofísicos que produce su práctica son reales y pueden ayudar en tratamientos médicos, psiquiátricos o en psicoterapia, pero siempre como un complemento y no como reemplazo de la atención médica o psicológica profesional.


Aprender Meditación

Existen diferentes técnicas para meditar, tradicionales y modernas. En la Escuela Uttama enseñamos gratuitamente, a toda persona interesada, técnicas de Meditación de acuerdo al sistema del Yoga.

Para más información por favor envianos una consulta o ponete en contacto con nosotros por cualquiera de los medios disponibles.

Medios de contacto ⇒


Icono de de flecha hacia arriba