Imagen del lema de la Escuela de Yoga Uttama.
Icono de una casa
Icono de una casa Imágenes

¿Qué es el Yoga?

Sitio Uttama Yoga. Imagen de cabecera.

Significado

La palabra yoga proviene del sánscrito y puede significar, según el contexto: unión, suma, unificación, adición, fusión. En el ámbito de la disicplina del Yoga, se consideran generalmente apropiados los significados de unión y unificación.

Desde una perspectiva metafísica y mística, Yoga es el estado de unificación de la conciencia individual con una conciencia cósmica pura o absoluta. Más frecuentemente se llama Yoga al sistema o disciplina que puede conducir a ese estado especial de conciencia.

En el contexto de la práctica psicofísica, el estado de Yoga se entiende como la unión armoniosa del cuerpo, la respiración, las energías vitales y la mente. No se trata de una unión estática, sino de la unificación dinámica de cada una de las dimensiones de nuestra persona, como las cuerdas de varios instrumentos musicales vibrando en el mismo tono.

En un ámbito más psicológico, se acepta como estado de Yoga la cesación o supresión de todos los procesos mentales.

Significados de Yoga:

  • Literal: unir, unificar, sumar, fusionar, reunir.
  • Metafísico: estado de trascendencia, unificación de la conciencia individual con la Conciencia Universal.
  • Práctico: sistema, método o disciplina que conduce al estado de unificación mencionado.
  • Psicofísico: unificación del cuerpo, la mente, la respiración y las energías vitales.
  • Psíquico: estado de cesación o supresión de todos los procesos mentales.

Beneficios de la práctica

Más allá del aspecto metafísico, practicar regularmente las técnicas del Yoga produce una serie de beneficios más inmediatos, a nivel físico, mental y emocional. Esto es bastante lógico, porque el Yoga enseña que para alcanzar un estado elevado de conciencia es imprescindible lograr primero la armonía, el control y el bienestar material y psíquico.

El Yoga es integrador y está basado en la experiencia. Ofrece prácticas para beneficiar al cuerpo y a la mente, con el objetivo de mejorar la calidad de vida y favorecer el desarrollo físico, mental, espiritual y social. Los beneficios de esta disciplina están al alcance de todos, ya que no se reconocen ni aceptan discriminaciones de ninguna clase.

La mayoría de las personas asocian al Yoga con un tipo especial de ejercicios físicos. En general, la palabra Yoga se utiliza como sinónimo de 'ejercicios físicos de Yoga'. Estos ejercicios, llamados asanas, son una parte importante de esta disciplina, pero como ya explicamos, el Yoga es mucho más que practicar asanas.

No obstante, nada impide que alguien interesado solamente en la parte física se beneficie con las asanas, sin profundizar en otros aspectos psíquicos o espirituales.


El Yoga no es una religión

No, no lo es. Existen religiones y movimientos religiosos que incorporan prácticas de Yoga. Hay fundamentos filosóficos muy antiguos que se utilizan tanto en el Yoga como en otras tradiciones espirituales y religiosas, especialmente en India. Sin embargo, en el Yoga no existen rituales, ni libros sagrados, ni ceremonias, ni dogmas, ni sacerdotes o ministros. Se sigue un método interno y vivencial, que no depende de mandamientos o preceptos dogmáticos. Un yogui —practicante de Yoga— no es una persona religiosa sino espiritual.

La palabra espiritualidad se suele asociar también con ideas religiosas, pero en el caso del Yoga no es así. La espiritualidad se considera un aspecto innato y natural de todos los seres, aunque se manifiesta con diferentes intensidades. Por lo tanto, nuestra dimensión espiritual —o conciencia— no es una creación humana, como lo son las religiones. Somos, naturalmente, cuerpo, mente y conciencia. La espiritualidad del ser humano no depende de la cultura, las costumbres, la época, el lugar, el idioma ni ningún otro condicionante externo.


Es una disciplina universal

Porque todos la podemos practicar, en cualquier lugar. A veces se mezcla el Yoga con mitos, dogmas y leyendas propios de la cultura de India, pero eso no es parte del Yoga sino del gusto o las creencias de las personas. Todos los sistemas de conocimiento se originan en alguna época y en algún lugar —en este caso en la India—, pero eso no impide que se puedan aplicar universalmente.

El Yoga encierra un profundo conocimiento sobre la naturaleza humana y el universo. Todos podemos aprovechar esa sabiduría, en cualquier lugar y en cualquier época.


Sin embargo...

Si profesás una religión y deseás profundizar en los fundamentos filosóficos del Yoga, posiblemente te encuentres con ideas y principios incompatibles con tus creencias. Eso se debe a que el Yoga habla, desde su perspectiva particular, sobre temas trascendentales y existenciales que también abordan las religiones.

Las ideas metafísicas del Yoga con respecto al universo, la creación, el ser humano, la evolución, la vida, la muerte, etc. pueden resultar incompatibles con algunos fundamentos religiosos, especialmente en el caso de las religiones judeocristianas, que son las más extendidas en Occidente.


En síntesis

Si tu interés en el Yoga es solamente a nivel corporal, no hay nada en la práctica física que pueda entrar en conflicto con tus creencias religiosas, cualesquiera que éstas sean. Podrás obtener todos los beneficios de esta parte del Yoga, sin ningún inconveniente.

Por otro lado, si buscás interiorizarse en la filosofía del Yoga de manera informativa o solamente como materia de estudio, tampoco encontrarás dificultades. Como ejemplo, si estudiás acerca del budismo no significa que te convierta en budista.

Por último, si tu idea es llevar un estilo de vida de acuerdo a los principios filosóficos y espirituales más profundos del Yoga, te sugerimos que mantengas tu mente abierta al cambio, a la incorporación de nuevas ideas y al descubrimiento de una perpectiva diferente de la vida. Esto posiblemente te lleve a replantearse y revisar algunas de tus creencias actuales.


Icono de de flecha hacia arriba